Firmas invitadas: “Nos dimos cuenta de cómo de grandes éramos juntos” por Dolors Reig

Los contenidos y los ponentes son parte fundamental del éxito de EBE. Hemos invitado a algunos a que nos den su visión personal de EBE después de haber estado en la primera fila. Dolors Reig (@dreig) estuvo en EBE10 para hablar de cómo ha cambiado el aprendizaje gracias a las nuevas tecnologías y a la web. Escrito por Dolors Reig.

Si alguien me hubiera contado que alguna vez hablaría para más de 1000 blogueros y blogueras reunidos físicamente en un mismo lugar allá por el 99, cuando comenzó mi flirteo con esto de Internet, le hubiese juzgado de necio. Lo reconozco… dije alguna vez que esto de los laptops era “una pijada” pudiendo tener un buen equipo de escritorio y también dije que la red era para solitarios, para introvertidos e incluso para seres espirituales que eran capaces de trascender a lo puramente físico y desarrollar su talento en este “no lugar”, en este mundo alternativo, anárquico y que tan cercano nos parecía, a la utopía de la libertad.

Llegó El caparazón, las redes sociales, el EBE… y tuve que reconocer de nuevo (escribo con el sexto laptop de mi vida en las piernas) que me había equivocado, que esto de internet era de todo menos un reducto de asocialidad.

Creo que es el caso de muchos de los blogueros  que andamos hoy, años después, paseando, cartografiando, adornando, amando las nuevas plazas públicas que son las redes sociales en internet: que nos hemos reconciliado con la comunidad. Porque al fin y al cabo, seamos sinceros…. lo que queríamos desde un principio, lo que nos llevó a escribir la primera entrada y nos mantuvo en la brecha durante todos los años en los que éramos pocos y cuidadosos, no era como a veces proclamábamos, defendiéndonos de la jungla,  construir un castillo de cristal inmune a su suciedad mundana,  sino algo mucho más ambicioso y que sigue alimentándonos, refundar el mundo.

Estoy convencida de que vivimos una época privilegiada, de que lo más atractivo que nos sucedió fue poder encontrarnos en un lugar, lejos de las leyes de los hombres, como diría la canción, desde el que vencer las muchas injusticias históricas que arrastrábamos y empezar a construirnos desde principios nuevos. Y es que como escribía hace poco a tenor de Socionomía, “en la sociedad aumentada, los nuevos individuos conectados, solucionamos cosas para las que antes lo social no servía. Lo hacemos de una forma nueva, asentada en valores que como el pacifismo, el diálogo con lo diverso, la colaboración, la ética del esfuerzo o la generosidad, que hemos aprendido de forma autónoma, independiente de medios e instituciones, en internet”.

Si los cambios de verdad solamente ocurren cuando cambiamos las personas, tanto  la cultura como las posibilidades de organización que nos proporciona a diario la red nos han cambiado para siempre, convirtiéndonos en los seres más capaces, más grandes como individuos y como comunidad que somos ahora.

Lo veíamos florecer el 15M, en las “flash mobs” y distintos movimientos organizados en red que lo precedieron, pero las semillas se plantaron en eventos como el EBE en los que, de golpe, acompañados de 2000 o más blogueros y blogueras como nosotros, nos dimos cuenta de cómo de grandes éramos juntos.

Se confunde a menudo introversión, introspección con carácter antisocial. Internet ha demostrado que puede que estemos hablando de todo lo contrario, de que existía un lugar,  un paraíso para seres tímidos e introspectivos y amantes del trabajo intelectual, pero no necesariamente aislados sino tan empáticos como para elegir estar, sin perder su independencia o su libertad, permanentemente conectados e implicados en la realidad que les ha tocado vivir.

Una vez al año, eso en España y desde el principio  de los nuevos tiempos se llama EBE.

Dolors Reig @dreig en EBE10

 

Tags: , ,